domingo, 11 de diciembre de 2011

0

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Seis

Justin se alejó de allí y yo también. Me fui corriendo a casa. Llegué a las ocho y cuarto a casa, menos mal. 

Mis padres aún dormían, así que aproveché para encender el portátil y pasar la foto del móvil. Cuándo la vi en grande, me encantó, era una foto preciosa. Me la puse de fondo de pantalla en el móvil y en el iPod. Abrí mi cuenta de Twitter, ya le empezaba a coger el tranquillo a aquella red social tan rara. Vi que tenia siete seguidores más, ¡qué bien! Abrí mis seguidores y cuándo fui a darle a “seguir” al último vi que era Justin. Eso significaba que me había seguido el primero a mí. No me lo podía creer. Se había interesado en mí, o sólo me vio de refilón y me siguió. No sé, aun que tampoco me importaba, le di a seguir y punto. Al cabo de unos cinco minutos me llegó un DM y lo miré. Antes de darle a “Mensajes”, deseé que fuese Justin el que me lo enviara. Le di sin mirar al botón, conté hasta tres y abrí los ojos. A ver, era creyente pero tampoco tanto. Yo no sé que cara tenía en ese mismo momento, pero seguro que si llega a haber alguien mirándome, se hubiese asustado del jeto que yo tenia ahora mismo. Sí, era suyo. No me lo podía creer, pero lo empecé a leer. Ponía: - “¡Hola Mïa!, me encantaría verte mañana en el concierto, la verdad. Bueno, supongo que te habrás fijado que son entradas V.I.P lo cual significa que podrás venir al backstage a verme antes del concierto, y puede que te lleves alguna sorpresa más. No quiero adelantarte nada. Nos vemos. Besos pequeña.”

*(Yo, para mis adentros) -Dios santísimo de mi corazón. No me creía nada de todo esto. Espera... Aquí pone que el concierto es... ¿mañana?... Y yo no se lo he dicho a mis padres. Espero que me dejen ir. Pero que hago, le contesto o no le contesto, no sé que hacer, no sé que decirle. Bueno da igual, soy una simple fan, pero tampoco quiero ponerme histérica por esto, a ver, pensemos -. Me pasé un rato pensando hasta que al final me decidí y le puse: - “Justin, muchas gracias por las entradas en serio, no sé cómo te lo agradeceré. Y a ver que sorpresa será, por que miedo me das. Que sepas te apoyaré pase lo que pase. Gracias por sacarme una sonrisa. Te quiero.”

Le di a enviar sin pensármelo dos veces. Ahora sólo había que esperar a que respondiera, y lo peor de todo, decírselo a mis padres, no sabía cómo se lo tomarían.



Gracias. Comentad, ¿no? :)

No hay comentarios :

¿Y tú qué opinas?

¡Comenta!