domingo, 11 de diciembre de 2011

0

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Tres


Y un montón de chicas de mi edad y más pequeñas salieron a la caza de un pobre chaval que corría desesperado con un hombre de color, mucho más alto y supongo, que más mayor. Los dos corrían mucho, pero es que aquellas que los seguían parecían gacelas en vez de niñas. Salí corriendo del agua hacia mi toalla para observar mejor la situación. En poco más de un minuto, desaparecieron de mi alcance de observación. *(Yo)- Mamá, ¿tú sabes quién era aquel chico al que le perseguían esas chicas? -. (Mamá): - Creo que sí, lo he visto en las noticias hace poco. Creo que era ese tal, Justin Bieber, si no recuerdo mal -.* La verdad es que mi madre no me sacó de dudas. La mañana en la playa marchó bastante tranquila después de esa inesperada persecución. 

Cuándo volvíamos a casa, en el camino vi un cartel en el que se podía distinguir: " Justin Bieber , en concierto el 6 de abril en el Palau Sant Jordi. Apertura de puertas:18:30h / Iniciación del concierto: 20:00h ". Al lado de la información había una foto con un chico de pelo largo hacia al lado, y la verdad es que era bastante guapo. Supongo que sería ese tal Justin que vuelve locas a las adolescentes. Cuándo llegué a casa saqué todas las cosas de la bolsa, y las coloqué en su sitio. Después me duché y me vestí. Mi madre también se duchó y luego se estiró en el sofá a leer un rato. Yo me fui a mi cuarto y encendí el portátil; de mientras me acerqué a la puerta y des de allí, observé a mi madre. Era muy guapa, bueno, al menos para mí. Era rubia, con ojos color café y unos labios finos pero muy bien delineados. El único defecto es que no se parecía nada a mí en cuestión a los rasgos, pero era normal, no era mi verdadera madre, pero ha sido la única que he tenido. En cambio, en carácter somos muy parecidas, somos bastante apacibles las dos. De repente me despertó de mis pensamientos el sonido del ordenador al iniciarse. Cogí el portátil y me lo puse en mis piernas. Me encanta estirarme en la cama con el portátil. Miré la hora en el relogito de la barra de tareas; eran las dos de la tarde. De pronto mi tripa sonó en señal de necesitar comida. Me fui a la cocina y vi un bol medio vacío de ensalada de pasta, era señal de que mi madre ya había comido. Cogí un tenedor y empecé a devorar los lacitos de pasta con todos los demás ingredientes. De postre me comí un yogur. Lavé los platos y me fui directa otra vez a mi cuarto. 

Desperté al portátil de su siesta, me metí en Google, y puse: Justin Biber. Le dí a Buscar y me empezaron a salir un montón de resultados distintos. Me informé en Wikipedia y en más páginas de toda su carrera musical. Hacia las cuatro de la tarde ya me sabía hasta su vida personal. Me parecía encantador este chico. También miré fotos de él, sus amigos, su familia, su equipo... Parecían todos una gran familia. Se me ocurrió buscar videos suyos en Youtube, y estuve como una hora y media más mirando embobada a ese chico. La verdad es que tenía talento. También me di cuenta de su cambio de voz "dulce" a una voz muy "sexy". Lo malo de todos esos vídeos eran todos esos comentarios malos hacia él. Pero bueno, toda ese gente me daba igual. Me empecé a descargar sus canciones.



Gracias. Comentad, ¿no? :)

No hay comentarios :

¿Y tú qué opinas?

¡Comenta!