domingo, 11 de diciembre de 2011

0

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Veintidós

Fui corriendo por el pasillo y abrí la puerta. Sí, estaba allí, asombrado; con el móvil aún pegado a la oreja. Le abracé lo más fuerte que pude. *(Justin):- ¿Cómo… Cómo has hecho… Cómo lo has sabido? -. (Yo)- Puro instinto, ¿recuerdas? -. Se empezó a reír. Le hice entrar y le dirigí hasta el salón. (Yo)- ¿Y cómo qué no me has avisado antes? Podría haberlo preparado todo, entonces -. (Justin):- Quería darte una sorpresa, pero ya veo que la sorpresa me la he llevado yo. Y sobre lo de preparar las cosas… Tendrás que darte prisa, la semana que viene nos marchamos -. Me quedé atónita. (Yo)- ¿La semana que viene? ¿A dónde? Y mis padres, las maletas… -. Me puse muy nerviosa. (Justin):- Eh, eh, eh. Tranquila, por partes. Tus padres ya saben que estoy aquí, ya saben que venía desde ayer, que los llamé y se lo dije. Han propuesto hacer una cena en casa, para conocerme y eso. Por las maletas no te preocupes, llévate lo que quieras aunque no vas a necesitar nada -. (Yo)- ¿Cómo qué no? -. (Justin):- Sencillo: Vas a hacer un cambio radical en tu vida, y cuántas menos cosas haya de tu pasado en el presente, mejor te irá en el futuro. (Yo)- Vale, ¿dónde viviremos? -. Lo tenía muy claro. Me iba de España sí o sí. Nadie sabía nada, todavía. Y cuánto más tardaran en descubrirlo, mejor. Por eso supuse que iríamos lejos. (Justin):- Dónde quieras. Pero yo había pensado hacer un viaje antes a alguna isla, dónde te apetezca. Luego nos instalaremos en Atlanta y luego dónde el destino nos lleve -. Me quedé fascinada. Íbamos a vivir en Atlanta. Le abracé con emoción, él también lo hizo. (Yo)- No me lo creo. Pero ¿viviremos solos? -. (Justin):- Sí, bueno, más o menos. Mi madre vendrá cada día a vernos, ella vivirá en una casa paralela a la nuestra. Cuándo te canses de Atlanta, podríamos ir a Canadá y te presentaría a mis amigos -. (Yo)- Por supuesto. ¿Y cuándo regresaremos a España? -. Se me entristeció la mirada. (Justin):- No estés triste. Nos lo pasaremos genial, ya verás. Vendremos o intentaremos venir aquí una vez al año -. Bueno no estaba mal. Tenía que cumplir mi sueño y tenía que renunciar a muchas cosas, lo sabía desde el principio; pero todavía no me había detenido a pensar a “qué cosas” tendría que renunciar una vez empezada esta nueva vida. (Yo)- Bueno aún nos queda una semana, ¿dónde dormirás esta semana qué queda? -. (Justin):- Tus padres me han dejado instalarme aquí toda esta semana. Pero les he puesto como condición que yo pagaría todos los gastos que conllevara quedarme aquí; porque me podía haber quedado en mi hotel, pero tú madre insistió en que me quedara en vuestra casa, que a ti seguro que te hacía mucha ilusión -.* Me alegré aún más. Le enseñaría toda la ciudad, de cabo a rabo. Tenía que aprovechar esta semana al máximo. 


Gracias. Comentad, ¿no? :)

No hay comentarios :

¿Y tú qué opinas?

¡Comenta!