domingo, 11 de diciembre de 2011

1

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Quince

Fui a mi armario y cogí la ropa que me compré especialmente para el concierto. Me la puse y me miré al espejo, me veía guapa, realmente lo estaba. Abrí la puerta de mi cuarto y antes de dar un paso para cruzarla me paré en seco al escuchar a mis padres hablar sobre mí, sobre mi futuro. Escuchaba palabras sueltas, hablaban muy flojito; escuché cosas cómo: es lo mejor para ella, siempre tendrá aquí su casa o dónde quiera que estemos, se lo merece, ella está encantada con ese chico, él la cuidará bien… Estuve escuchando durante unos diez minutos hasta que mi madre se levantó de dónde estuviera sentada y empezó a caminar por el pasillo. Reaccioné y salí de mi habitación cómo si nada hubiese pasado. Mi madre al pasar por mi lado me sonrió y yo le devolví la sonrisa. Entré al baño y me miré en el espejo, tenía que ducharme y arreglarme bien, muy bien. Y así lo hice, me duché y me arreglé lo mejor que pude. Me dejé el pelo suelto y me recogí el flequillo con una trenza, también me hice la raya en los ojos y me puse rímel y hasta un poco de gloss. No podía verme mejor, estaba estupenda para la ocasión. *(Yo)- Mamá, yo ya estoy -. (Mamá):- Muy bien cariño, yo enseguida acabo -.* La vi salir a la pata coja intentando ponerse un zapato de tacón con una mano mientras intentaba atravesar el pasillo para ir al baño. Se arregló en menos de diez minutos, era una mujer veloz, o así la llamaba mi padre. Mi padre también se arregló un poco, pero lo justo, sólo nos iba a llevar en coche hasta allí. 

Cuándo mi madre acabó de revisarlo todo yo me fui a mi habitación y cogí las últimas cosas que necesitaría: El iPod recién cargado, la cámara con la batería llena y la memoria vacía dispuesta a llenarse en menos de una hora y cogí las entradas que había dejado dentro de un libro para que no se arrugasen. *(Yo)- Ya estoy lista -. (Papá):- Muy bien cariño, vámonos que luego no quiero me que me digáis que llegáis tarde -.* Salimos de casa y nos dirigimos hacia el coche. Estuvimos todo el camino cantando canciones de Justin. Me divertí mucho en el trayecto y se me hizo muy corto el viaje. Llegamos y nos despedimos de papá. Salimos del coche y nos fuimos al recinto dónde no cabía ni un alfiler, por así decirlo. Nos pusimos en la cola, en la larguísima cola. De pronto noté cómo alguien me dio unos golpecitos en el hombro. Me giré y vi un chico que me recordó a cómo iban vestidos los… Espera, no lo parecía, es que era uno de los bailarines de Justin. Le saludé con un simple hola y una gran sonrisa. *(Yo)- ¿Puedo ayudarte en algo? -. Mi madre se giró al ver que hablaba con alguien y también sonrió a aquel chico. (Bailarín):- Sí. Estoy buscando a alguien, ¿eres Mïa? -. (Yo)- Sí, la misma. ¿Necesitas algo? -. (Bailarín): No quiero parecer grosero pero, te necesito a ti. Te espera una gran sorpresa. Vamos -.* Mi madre me miró y me sonrió dando unos saltitos de alegría, igual que una niña pequeña. El chico me cogió de la muñeca y yo hice lo mismo con mi madre. Nos llevó por otro camino que no fuese el que hacían todos para llegar al lugar dónde se hacía el concierto. Entramos por lo que diríamos la “puerta de atrás”, que estaba vigilada por dos enormes y fuertes guardaespaldas. Se apartaron y nos abrieron la puerta. Lo que había detrás de esa puerta era como un mundo aparte, era algo increíble.




Gracias. Comentad, ¿no? :)

1 comentario :

  1. Mi comentario lo tienes siempreeeeeeeeeee dkigusdkyuigfsduygf. Me encantó la novela y me sigue encantando.. Siguiente:)

    ResponderEliminar

¡Comenta!