domingo, 11 de diciembre de 2011

0

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Dieciocho

Mientras observaba detenidamente cada paso que daba Justin, me tambaleé y golpeé sin querer al chico que tenía delante. *(Yo)- Perdón, no era mi intención. Lo siento, de verdad -. Me miró y sonrió. (Bailarín):- No pasa nada, tranquila. Tú eres la chica que he ido a buscar antes. Mira, ponte aquí, delante de mí -. (Yo)- Muchísimas gracias -.* Ese chico me salvó de un terrible dolor de pies. Me caía bien, al menos fue simpático y se lo tomó con humor. Iba pasando el tiempo, y a su vez el concierto. Cuándo me quise dar cuenta ya estaba sonando la canción de “One less lonely girl”. Cuándo empezó a sonar el segundo estribillo, dos de los bailarines que había encima del escenario bajaron y se dirigieron hacia mí. Me cogieron cada uno de una mano y me hicieron correr hasta una silla que había en medio de aquel escenario. Me entró un poco de pánico, había un montón de cámaras fotografiándome y filmándome. Pero lo pensé mejor, sólo viviría ese momento una vez, así que lo tenía que aprovechar. Esos pensamientos me ocuparon unas simples décimas de segundo, porque ya me encontraba sentada en esa silla y con Justin Bieber ofreciéndome un precioso ramo de rosas rojas. Lo cogí y las olí; le miré y sonreí. Se me acercaba de vez en cuando, y cuánto más cerca estaba de mí, más locamente gritaban las fans que había allí presentes. En los últimos momentos de la canción, cuándo sólo cantaron los coros, Justin se me acercó por detrás y me abrazó. Inconscientemente, mi mirada se clavó en sus ojos color miel. Desvió la mirada hacia su público y me soltó. Al pronunciar su última frase, se acercó deprisa hacia mí. Se apagaron las luces de golpe. No veía nada, pero notaba su presencia en frente de mí, justo delante. *(Justin):- Supongo que te lo habrás imaginado, aunque nunca te lo había dicho antes: Te quiero, Mïa -.* Y noté una calidez alrededor de mi rostro y en mis labios. No veía nada, pero no me hacía falta; simplemente notaba sus dos manos sujetando mi cara y sus labios posándose sobre los míos. Me prometió que haría de nuestro primer beso uno muy especial, y lo consiguió. Fue un beso fugaz, cuándo me quise dar cuenta, ni tan si quiera lo tenía delante; los dos bailarines de antes me devolvieron al sitio dónde había estado en un primer momento, delante de la pantallita, otra vez. Parecía que nadie se había dado cuenta de lo que había sucedido allí arriba porque nadie dirigió la mirada hacia mí. Mi madre y la de Justin también estaban allí sentadas viéndole. Las dos sonreían con dulzura. Me acerqué a mamá y la rodeé por detrás con mis brazos. Se giró y también me abrazó. *(Mamá):- Lo has hecho muy bien cariño, estabas muy guapa. Me han dicho que nos darán un DVD con el concierto grabado, así te podrás ver -. (Yo)- Qué bien. Me ha encantado estar allí arriba -. (Mamá):- Me alegro. Qué flores más bonitas -. Me cogió el ramo de la mano, ya ni me acordaba de que me lo había dado. (Yo)- Sí, son preciosas -.* No dijimos nada más. Sólo disfrutamos del concierto. Fue espectacular, era mi primer concierto y no podía haber sido mejor. Cuándo acabó, todos los que estaban allí presentes empezaron a aplaudir y a gritar. Todos celebraban aquello como otra gran victoria, no hubo ningún incidente salvo la pelea por la toalla que tiró Justin; después de eso todo fue estupendamente bien. Cuándo bailó la Macarena, nosotros también lo hicimos y nos reímos un montón. Al ponerse la camiseta del Barça lo bordó todo. Ahora entendía lo de estar tan impaciente delante de la tienda oficial. Todos lo que había en el escenario bajaron por la rampa saltando y gritando de alegría. Aquel sueño tan deseado ya había terminado para muchas fans, pero el mío sólo acababa de empezar.



Gracias. Comentad, ¿no? :)

No hay comentarios :

¿Y tú qué opinas?

¡Comenta!