domingo, 11 de diciembre de 2011

1

Novela "Alguien a quien amar" - Capítulo: Veinticinco

Abrí esta otra caja. Yo creo que hasta me emocioné. Eran unos tacones preciosos. Eran negros brillantes, no podían ser más bonitos. Tampoco eran muy altos, lo justo para que el vestido no me arrastrara por el suelo; con los tacones puestos sólo rozaba el suelo. Cuándo me di cuenta ya eran las nueve. Salí de mi cuarto y vi a mi padre y a mi madre sentados, esperándome. Me acerqué a ellos y les abracé. *(Yo)- ¿A qué hora habíamos quedado? -. (Mamá):- A las nueve, pero cariño, no te alteres. Son las nueve en punto, tan puntual no puede ser -. Llamaron a la puerta. Miré mi reloj: las nueve y un minuto. (Yo)- ¿Decías algo mamá? -. Le sonreí y se empezó a reír. Mi padre al ver que no íbamos a ser nosotras las que abrieran la puerta, fue él. Descolgó el telefonillo y abrió la puerta del portal. (Papá):- Es él -. Me puse muy nerviosa. En un minuto y cincuenta y cuatro segundos estaría llamando a la puerta. Sí, había calculado un montón de veces lo que tardaba en subir el ascensor, lo tenía más que calculado. Y efectivamente. En un minuto y cincuenta y cuatro segundos escuché cómo se abría el ascensor. Llamó a la puerta y mi padre abrió. Escuché cómo se saludaban. Cogí la mano de mi madre y le apreté con fuerza. (Mamá):- Tranquila, todo saldrá bien -. Me tranquilicé un poco. En cuanto volví a mirar a la puerta que daba al salón allí estaba él. Iba con un traje que, dependiendo la luz, se veía o morado o negro. Se había cortado el pelo, igualmente estaba guapísimo. (Justin):- Hola. Sabía que podía confiar en aquellas chicas de la peluquería. Estáis muy guapas -. Sonrió dulcemente. Se acercó a mi madre y le dio dos besos. Después me tocó a mí. También me dio dos besos, no quería que mis padres le vieran besándome apasionadamente, y yo hubiese hecho lo mismo. Pero al darme el segundo beso me susurró: (Justin):- ¿Estoy soñando o estoy delante de un ángel? -. Antes de que se separara le dije: (Yo)- Pues siento decirte que esto es la vida real -. Nos miramos a los ojos y sonreímos. (Mamá):- Bueno preciosos, la cena ya está. Podéis sentaros ya -.* Mi madre nos señaló nuestros asientos; uno enfrente del otro. Cuándo mi madre me dijo dónde me sentaba, Justin vino y me cogió la silla y me acercó a la mesa; todo un caballero. Fue una cena muy bonita y familiar. Intercambiamos muchas miradas y sonrisas. Justin nos trajo unos obsequios a cada uno: a mi padre un reloj, a mi madre una gargantilla y a mí un colgante con una “J”. Cuándo me lo puso, me enseñó disimuladamente un colgante que él llevaba puesto, igual que el mío, pero con una “M”. Cuándo acabamos de cenar y de conversar un rato le pedí a mi madre si podía ir a la playa. Mi madre se lo estuvo pensando un buen rato. Justin la tranquilizó diciendo que nos llevarían en un coche con un guardaespaldas, y que no nos iba a suceder nada. Mi madre aceptó; abracé con fuerza a mis padres y Justin se despidió de ellos. También les dijo que antes de las doce me traería a casa. Eran las once. Aún teníamos una hora, bien. Salimos de casa y en el portal nos esperaba un coche negro; subimos. *(Justin):- ¿Dónde quieres ir? -. Me lo pensé un minuto. (Yo)- A la playa -.* Le dirigí una gran sonrisa y él le comunicó la dirección al chófer. En menos de diez minutos llegamos, no había nada de tráfico ni nadie por la calle. Salimos del coche y fuimos a la arena. Antes de entrar me quité los zapatos y los cogí con una mano; me levanté el vestido con la otra y empezamos a andar por la arena. Al llegar a la orilla dejé los zapatos en el suelo, me levanté el vestido con las dos manos y empecé a chapotear en el agua. Justin se quitó la chaqueta y la corbata, se abrió dos botones de la camisa y se remangó las mangas. También se remangó un poco el pantalón. Empezamos a chapotearnos y a salpicarnos agua. Antes de volver a la arena me cogió en volandas y me llevó un buen trozo. Me sentó en la arena seca y me puso la chaqueta por encima. Miré mi reloj. *(Yo)- Queda media hora para que mi cuento de hadas se acabe -. (Justin):- Te equivocas. Esta historia no ha hecho más que empezar, pequeña -. Sonreí y sonrió. Nos quedamos un rato en silencio, mirando el mar. (Yo)- Bueno, ¿y ahora qué? Me refiero a que esta semana te enseñaré la ciudad y eso. Luego iremos de viaje y luego a Atlanta. Pero luego, ¿qué? -. (Justin):- Pues haremos lo que el destino nos depare. Tu destino ha decido que seas una princesa: vivir y ser tratada cómo tal. Y, es más, te voy a confesar algo. Se acercó y me susurró al oído: (Justin):- Nunca olvides que te has ganado un lugar en mi corazón para siempre, Mïa -. Me miró a los ojos y me besó cómo esa primera vez en el concierto. Nos fundimos en un beso que como tantos otros, desearía que nunca hubiese acabado. Era el beso que marcaba el principio de una bonita historia. (Yo)- Justin -. (Justin):- Dime -. (Yo)- ¿Puedes cantarme algo? -. (Justin):- Claro -. Se levantó y empezó a cantar “Never let you go”. Es una canción preciosa. Me cogió de la mano y me levantó, y sin dejar de cantar empezamos a bailar. Al acabar, una duda me invadió por dentro. (Yo)- Justin, ¿crees que siempre estaremos juntos? Me refiero a que, si nuestros caminos ya estaban predestinados; si en realidad nuestro destino es este -. (Justin):- La verdad es que no lo sé. Nunca se sabe. Puede que esto sea un simple desvío en nuestro camino y luego ya no sepamos nada de cada uno, pero desearía que no fuera así; me gustaría que fuese un cambio de dirección y que se quedara así siempre. Pero lo que sí sé es que ha valido mucho la pena conocerte. Espero que seas tú esa chica que siempre me contagie una sonrisa durante toda mi vida -. Sonreí y me miró seriamente. Puse cara de asustada, porque lo estaba, pero él se empezó a reír. Volví a sonreír y él también lo hizo. (Justin):- Y la verdad es que no vas mal encaminada, en ese sentido; porque por lo demás, lo tienes todo ganado, princesa -.*

F I N
                                                                



Gracias. Comentad, ¿no? :)

1 comentario :

  1. Carliiiiiiita<3 ya no se las veces que me leído tu novela siempre te lo digo y siempre te lo diré: ES INCREIBLE *_* t'estimu

    ResponderEliminar

¡Comenta!