miércoles, 15 de febrero de 2012

1

Novela: "Un complejo error o una simple equivocación" - Capítulo Diez

Después de cenar y despedirme de mis padres para irme a dormir, me tumbé en la cama, boca arriba, pensando. ¿Había hecho lo correcto? No lo sé. Me había dejado llevar por lo que me decía el corazón ya que no tuve tiempo de pensar. Era complicado, porque si esto salía mal... Yo no quería separarme de Jason por nada del mundo. Le quería, pero no sabía de que manera. Puede que sí sintiese algo por él, mi corazón se aceleraba cada vez que él se acercaba. Yo quería que esto saliese bien, no quería perder a Jason. Era demasiado importante. Era toda mi infancia, toda mi vida prácticamente. Con él había encendido mi primer petardo, con él había ido a esquiar por primera vez... No quería perderle, pero no sabía si había dado el primer paso para perderle o el primer paso de algo mucho mejor para los dos. Igualmente no podía creer que estuviese pasando. Todo era irreal pero perfecto. Eramos uña y carne, pero no sabía si eso era un punto a favor o en contra. Solo me quedaba esperar y cruzar los dedos. No quería hacerle daño, pero no quería tampoco ser egoísta. No quise pensar más en eso. Me giré de lado y cerré los ojos. Todo lo que debía pasar, pasaría y punto. Cerré los ojos aun con más fuerza y respiré hondo. Relajé todo mi cuerpo. Un escalofrío lo recorrió de punta a punta. Sin saber porqué me acurruqué y se apareció nuestro beso en mi mente. Lo podía ver como si de una película se tratara. El vello se me erizó al recordarlo. Pasé con delicadeza la lengua por mis labios; podía recordar su sabor. Volví a rodar por la cama hacia el lado opuesto al que estaba. Algunos mechones me resbalaron por la cara y me sorprendí que, olían a él. Recordé que me puse su casco, así que ya no me extrañaba. Me lo retiré de los ojos. Me volví a girar. No podía dormirme. El pelo volvió a resbalar por mi rostro y me cansé. Me incorporé y palpé por la mesilla hasta que encontré la goma de pelo. Me hice una trenza de lado, bastante desecha, y volví a tumbarme. Cerré los ojos y al poco rato, conseguí conciliar el sueño.

Mi mente volvió a la realidad. No había abierto aun los ojos, pero notaba el calorcito de los rayos del sol en mi cara. Entreabrí los ojos y me los froté. Me destapé y me congelé, literalmente. Me puse la bata que tenía colgada detrás de la puerta y las zapatillas. En ese momento me di cuenta de que el despertador no había sonado; entonces recordé que mi madre me había comprado uno nuevo, que ya lo tenía desde el lunes pasado. Era “ultramoderno”, porque podías hasta escoger los días de la semana que querías que sonase, a qué hora cada día y elegir entre cuatro melodías. Y claro, le puse que el domingo no sonase. Suspiré y sonreí al volver a recordarle. No quise pensar más. —Todo llegará, Emma— me dije a mi misma pensando ya, en cuándo lo volvería a ver.

Encaminé hacia las escaleras después de arreglarme con la ropa de domingo. Un chándal. Las iba bajando con cuidado cuando me acordé de la herida y di media vuelta y volví a mi habitación. Corrí hacia el baño y me miré en el espejo: los puntos estaban en su sitio. Suspiré. Pensé en como Jason no se dio cuenta, quizás por el gorro. Volví a bajar ya más tranquila. Aun no había nadie despierto. Abrí la puerta para recoger el periódico de la mañana y al volver a entrar, mi pie derecho resbaló con algo. Pude retomar mi posición antes de volver a besar el suelo. Me giré y vi una carta. Se podía leer escrito a mano: Para Emma. Y nada más. Dejé caer el periódico sobre el mármol de la cocina e inspeccioné otra vez la carta, sentada en la butaca. Con la uña y un poco de delicadeza pude abrir el sobre sin romperlo. Era letra escrita a mano, pero así a primera vista no reconocía la letra. La saqué de su envoltorio y la desplegué. 



Os comento que, sé que este capítulo ya lo habéis leído pero, si leéis la entrada anterior, os había explicado que me equivoqué al colgar los capítulos. Entonces lo que hice fue colgar este capítulo, el diez, poniendo que era el nueve, y el nueve saltármelo. Lo arreglé, así que si no habéis leído el anterior, el verdadero nueve, leedlo porque, ¿a qué no queréis perderos lo que más ansiáis entre Jason y Emma? Pues ya sabéis. Releed este por si no os acordáis. Besitos y, lo siento, otra vez. 


Comentad aquí debajo y suscribiros :)

1 comentario :

  1. PUEES QUE ME ENCANTA ¿oc? JAJAJAJAJAJA, enserio. Siguiente <3

    ResponderEliminar

¡Comenta!