viernes, 11 de mayo de 2012

2

Trabajo de Castellano (Diario Personal)

Por fin llega el fin de semana. Después de llegar a casa al acabar las clases, las horas me pasan volando los viernes, aunque bueno, escuchar música me ayuda a destensar cuerpo y mente de tanto trabajo y exámenes. Por cierto, hace un calor bochornoso... Menos mal que tengo la ventana abierta y corre aire, porque yo soy de las que se pone de los nervios con la calor. Eso sí, viendo lo poquito que falta para las vacaciones necesito que llegue el calor para poder disfrutar de un buen verano. Tengo ganas de ir al pequeño piso que tenemos en la costa para poder ir a la playa, pasear, patinar... Disfruto bastante los veranos, pero también los sufro: las picaduras de los mosquitos, en mí, no son nada normales. Creo que tengo un poco de alergia a las picadas, o eso es lo que me dijeron en el médico. Y encima tengo la mala suerte de ser masacrada, siempre. Al final voy a dar por cierta la típica frase de "tener la sangre dulce". Y, a decir verdad, cada año que pasa, cuando vas creciendo, ves que el verano cada vez se te hace más corto, al menos a mí. Cuando era pequeña los veranos eran eternos, ahora cada vez que mire en el calendario me cabreará la idea de que cada día es uno menos en la lista de "días perfectos". Ahora lo que me queda hacer en estas pocas semanas que quedan de colegio es disfrutar con mis amigos las clases porque luego, la verdad es que les hecho mucho de menos en verano, cuando no están conmigo, claro.


Carla, 11 de mayo de 2012
                                                                                                                        

2 comentarios :

¡Comenta!