miércoles, 15 de mayo de 2013

0

Relato: No existeixen més de dues regles per a escriure: tenir alguna cosa a dir i dir-la.

¡Hola, lector@s! Sé que me mataréis por no colgaros capítulo, pero es que estoy de colonias (esto que estáis leyendo lo escribí el Domingo, día doce) para luego hacer un trabajo en grupo. Pero como yo os tengo siempre presentes os voy a colgar un relato que escribí el año pasado para el certamen literario anual de mi colegio. Está en catalán porque participé en esa lengua con este relato, pero debajo tenéis la traducción en castellano. Espero que os guste y que me perdonéis.

                   No existeixen més de dues regles per a escriure: tenir alguna cosa a dir i dir-la                      

Tenia setze anys, era jove, emprenedor, llest, una mica tímid i rebel. Estudiar no era el que més m'agradava, tampoc tenia un talent especial, o si? No ho sé. La meva ment parlava i la meva mà, complint les seves ordres, dibuixava lletres, una darrere l'altra... Llavors, escriure era un talent? Una virtut? No ho sé, mai ho havia sabut. No era un noi antisocial o marginat, però els meus actes em definien com tal. Quasi mai sortia a jugar a futbol, a bales o cromos. Quasi mai flirtejava amb noies... D'acord, mai ho havia intentat i això m'amoïnava.

Cada tarda en acabar els deures, mirava per la finestra de la cuina; em podia passar hores fent-ho. Aquella tarda quan vaig veure a la Paula, noia de la qual estava perdudament enamorat, vaig estar segur de la més gran de les bogeries. Amb aquells cabells daurats i cargolats fins al final de l'esquena. Amb aquells ulls color mel i aquells llavis vermells. Amb aquell vestit que perfilava les corves perfectes. Amb aquell perfum dolç que em fascinava. No només tenia aquella fisonomia que et deixava bocabadat, també sabia tocar el piano, ho portava a les venes, n'estic segur. Era la meva veïna, la finestra de la seva habitació estava davant de la finestra de la meva. Podia escoltar i veure com acariciava les tecles d'aquell piano vell cada tarda. Però aquella tarda no tindria temps d'observar-la, hauria d'escriure. L'escriuria una carta. L'endemà era Sant Jordi i no podia permetre'm el luxe de no fer-la. Dit i fet.
Després de sopar, al vespre, vaig començar-la. Vaig cremar-me el cervell per trobar les idees i paraules que calien, però res m'agradava. A punt de rendir-me, vaig recordar el que l'avi em deia:

No existeixen més de dues regles per a escriure: tenir alguna cosa a dir i dir-la”.

Tenia raó. Potser aquella frase era el secret que posava en marxa la meva faceta com a escriptor. Amb una mica d'imaginació i naturalitat, vaig poder acabar la carta prop de les dotze de la nit.

Vaig comprar dues roses a la parada de flors en sortir de classes. Vaig deixar una a la taula de la cuina per la meva mare, l'altre era per la Paula. En un moment que no estava a la seva habitació, vaig llençar la rosa i la carta en forma d'avió de paper per la finestra oberta. Crec que creuar els dits em va ajudar, i les dues coses van travessar el camí de finestra en finestra sense problemes.

D'aquell fet heroic fa més de quaranta anys, però el pas del temps no m'impedeix recordar amb claredat. Si no fos per aquell Sant Jordi, no podria seguir comprant flors i escrivint cartes a la dona que cada dia em regala un somriure dolç i a la qual dedico tots els meus llibres repetint sempre a les contraportades un “T'estimo, Paula”.


Y aquí tenéis la traducción:

                  No existen más de dos reglas para escribir: tener alguna cosa que decir y decirla

Tenía dieciséis años, era joven, emprendedor, listo, un poco tímido y rebelde. Estudiar no era lo que más me gustaba, tampoco tenía un talento especial, ¿o sí? No lo sé. Mi menta hablaba y mi mano, obedeciendo sus órdenes, dibujaba letras, una detrás de otra... Entonces, ¿escribir era un talento? ¿Una virtud? No lo sé, nunca lo había sabido. No era un chico antisocial o marginado, pero mis actos me definían como tal. Casi nunca salía a jugar a fútbol, o a las canicas o a los cromos. Casi nunca flirteaba con chicas... De acuerdo, nunca lo había intentado y eso me preocupaba.

Cada tarde al acabar los deberes, miraba por la ventana de la cocina; me podía pasar horas haciéndolo. Aquella tarde cuando vi a Paula, chica de la cual estaba perdidamente enamorado, estuve seguro de la más grande de las locuras. Con aquellos cabellos dorados y rizados hasta el final de la espalda. Con aquellos ojos color miel y aquellos labios rojos. Con aquel vestido que perfilaba las curvas perfectas. Con aquel perfume dulce que me fascinaba. No sólo tenía aquella fisonomía que te dejaba con la boca abierta, también sabía tocar el piano, lo llevaba en las venas, estoy seguro. Era mi vecina, la ventana de su habitación estaba delante de la ventana de la mía. Podía escuchar y ver cómo acariciaba las teclas de aquel viejo piano cada tarde. Pero aquella tarde no tendría tiempo para observarla, tenía que escribir. Le escribiría una carta. Mañana era Sant Jordi y no podía permitirme el lujo de no hacerla. Dicho y hecho.
Después de cenar, por la noche, la comencé. Me quemé el cerebro para encontrar las ideas y palabras que me hacían falta, pero nada me gustaba. A punto de rendirme, recordé lo que el abuelo me decía:

No existen más de dos reglas para escribir: tener alguna cosa que decir y decirla”.

Tenía razón. Puede que aquella frase era el secreto que ponía en marcha mi faceta de escritor. Con un poco de imaginación y naturalidad, pude acabar la carta cerca de las doce de la noche.

Fui a comprar dos rosas a la parada de flores al salir de clases. Dejé una en la mesa de la cocina para mi madre, la otra era para Paula. En un momento que no estaba en su habitación, lancé la rosa y la carta en forma de avión de papel por la ventana abierta. Creo que cruzar los dedos me ayudó, y las dos cosas atravesaron el camino de ventana a ventana sin problemas.

De ese hecho heroico hace más de cuarenta años, pero el paso del tiempo no me impide recordar con claridad. Si no fuese por aquel Sant Jordi, no podría seguir comprando flores y escribiendo cartas a la mujer que cada día me regala una dulce sonrisa y a la cual dedico todos mis libros repitiendo siempre en las contraportadas un “Te quiero, Paula”.


Como ya he dicho antes, espero que os haya gustado. Comentad aquí debajo o votad con simple click (sin formularios y gratis). Os espero la semana que viene con un capítulo que merezca mucho esta espera. Besos.


No hay comentarios :

¿Y tú qué opinas?

¡Comenta!